sábado, 4 de mayo de 2013

Con todo

 
Foto: Ramón Cairo.

Fuente: Télam.

El porteño Marcelo Domínguez, ex campeón crucero del CMB, volvió a combatir anoche tras seis años y derrotó por nocaut técnico en el séptimo round, al chaqueño Alfredo Ruiz Díaz, en una pelea disputada dentro de la categoría pesado, realizada en la ciudad bonaerense de Martínez.

El combate se desarrolló en el gimnasio del club Banade ante unos mil espectadores que ovacionaron a Domínguez que volvió a un ring y ganó una pelea en forma brillante ante un digno rival.
Domínguez (105,250 kilos) de 43 años, definió el combate al comenzar la séptima vuelta.
El "Toro" le descargó una andanada de golpes desde todos los ángulos a Ruiz Díaz (98,750), que se recostó sobre las cuerdas muy sentido -había recibido una cuenta de protección en el round anterior-, entonces el árbitro Néstor Burgos detuvo la pelea y dictaminó el nocaut técnico a favor de Domínguez.
La actuación de Domínguez superó las expectativas creadas, cuando anunció su regreso a la actividad, tras haber realizado su anterior pelea el 2 de diciembre de 2006.
El popular `Gordo", se mostró pleno, tanto en lo boxístico como en lo anímico y puso en el cuadrilátero toda su jerarquía ante un oponente que realizó una tarea elogiable porque, pese a ser superado desde el comienzo del pleito, no pudo contrarrestar el accionar del ex monarca crucero CMB.
Ruiz Díaz salió a tirar golpes desde el comienzo de la pelea, y con desorden y algunos envíos que se dibujaron en el aire, inquietó a Domínguez que después de probar a su rival en el primer asalto, tomó el control de las acciones y dio espectáculo hasta el final empleando todo el libreto del boxeo: golpes efectivos, movilidad, cintura y autoridad.
"Subo al ring para disfrutar, sin tensión ni cara de perro. Disfruto del boxeo como lo hice en esta oportunidad. Tuve un rival digno que nunca le rehuyó a la pelea. Me sentí bien en mi regreso", comentó Domínguez, muy sereno y con satisfacción, luego de haber descendido del cuadrilátero.
"A pesar de no haber peleado durante estos seis años, estoy todos los días en el gimnasio y nunca perdí contacto con el boxeo. Al principio del pleito me sentí un poco extraño. Hice cintura, saqué golpes en cantidad, regulé la pelea ante un rival -14 años menor-, que se ganó en buena ley su bolsa", explicó Domínguez, mientras observaba y daba algunas indicaciones a su pupila María Rivera que enfrentaba a Verónica Tesoure, en una pelea que cerraba el festival.
Con relación a una posible pelea por el título argentino de los pesados -el campeón es el cordobés Fabio "La Mole" Moli-, Domínguez no descartó un desafío en un futuro.

"Seguramente haré una pelea más y luego trataré de combatir por la corona nacional. Ese es mi deseo. Igualmente seguiré entrenando y me gustaría bajar unos kilos más. Quiero estar bien físicamente. Quedó demostrado que no perdí el ritmo", finalizó Domínguez quien en la actualidad dirige el gimnasio del club Atlanta en Villa Crespo.

El 25 de julio de 1995 Domínguez se consagró campeón interino crucero CMB al vencer por nocaut técnico en nueve rounds al francés Akim Tafer, en Saint Jean de Luz, Francia.
Tras ello llegarían las defensas ante su compatriota Reinaldo Giménez, el ruso Sergey Kobozev, el francés Patrice Aouissi (ya como campeón regular), el brasileño José Arimatea Da Silva y nuevamente Tafer.
Luego resignó la corona ante el cubano Juan Carlos Gómez, que lo derrotó por puntos en 12 vueltas en fallo unánime, el 21 de febrero de 1998 en Mar del Plata. Más tarde fue campeón argentino y sudamericano de los pesados, títulos que le arrebató a "La Mole" Moli.

En el combate de semifondo, en categoría supermosca, la rionegrina María Rivera (51,150), venció por puntos -fallo mayoritario- en cuatro rounds a la bonaerense Verónica Tesure (52,200).
El jurado dio estos guarismos: Arturo Villegas 40-37,5 y Carlos Azzinnaro 40-37, ambas para Rivera, mientras que Manuel Véliz marcó empate en 39.

No hay comentarios: