domingo, 28 de abril de 2013

Gran show en Brooklyn


Fuente: ESPN Deportes.
Fotos: Notifight.

Danny García y Zab Judah dieron un espectáculo en el cuadrilátero colocado en el Barclays Center la noche del sábado, cumpliendo con las expectativas de un combate llegó tintado de dimes y diretes en los días previos.

No hubo nocaut en el octavo asalto como lo prometió, pero García supo aguantar una embestida en los últimos tres rounds de Judah para ganarle de manera unánime (116-111, 115-112 y 114-112) y así conservar sus coronas de la Asociación y Consejo Mundial de Boxeo y su invicto, ahora en 26-0.

"Sabía que iba a tener problemas aquí en Brooklyn ante este tipo. Pero hicimos una buena pelea”, dijo García tras el combate.

“Hicimos una pelea inteligente, que es lo que hacen los campeones, y yo soy un buen campeón”, añadió el monarca.

García se llevó la mejor parte en los primeros cinco rounds, poniendo en aprietos a Judah con su poderoso golpe de derecha. Incluso, en el quinto y sexto round le conectó par de derechazos que pusieron a tambalear al ex campeón indiscutido de las 140 libras.

En el séptimo volvió al ataque y, después de recibir un buen golpe de zurda de Judah, inmediatamente le conectó un recto en la cara que lo mandó a sentar a la lona.

Judah quiso recuperar terreno en el décimo y decimoprimer capítulo magullando a García con la zurda, y en el doce intercambió golpes, pero al final no le alcanzó para el milagro.

Fue la tercera defensa exitosa de sus coronas de parte de García. Mientras que Judah puso su marca en 11-8 en peleas de título mundial.
 

En la velada semiestelar, Peter Quillin volvió a demostrar su poder y dio un espectáculo ante el retador dominicano Fernando Guerrero y lo venció por nocaut técnico en el séptimo round, y así conservar su título mediano de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y su invicto en 28 combates. Quillin (28-0, 22 KO), inició con todo y el mismo primer round envió a la lona al quisqueyano en tres ocasiones, un indicativo de lo que iba a pasar.

Milagrosamente Guerrero pudo terminar ese asalto. En el cuarto, el monarca puso de rodillas al retador con un derechazo en plena cara.

Guerrero (25-2, 19 KO), intercambió buenos golpes en el quinto, y el sexto round hizo parar al público al conectarle varios jabs con la zurda y rectos que pusieron en serios aprietos a Quillin para júbilo de cientos de dominicanos que se dieron cita en el hogar del equipo de baloncesto Brooklyn Nets de la NBA.

Pero Quillin finiquitó el pleito con otro derechazo en la cabeza que lo tumbó e hizo que el árbitro detuviera el pleito.

No hay comentarios: