sábado, 21 de julio de 2012

Nuevo monarca nacional crucero


El bonaerense Alejandro Valori se consagró campeón argentino de los cruceros al vencer por nocaut técnico, en el sexto asalto, a su coterráneo Rogelio Rossi en una intensa y atrayente pelea disputada en el gimnasio del club 9 de Julio, de la ciudad de Junín.

Ante unos 1.000 espectadores que vieron casi todo el combate de pie por las alternativas que se dieron, el nuevo campeón se impuso por mayor velocidad y potencia ante un rival que dejó su corazón arriba del ring.

Luego de los primeros dos asaltos parejos, en los cuales se presagiaba la "tormenta" que luego sobrevino en el cuadrilátero, Valori (89,950 kilos) derribó a Rossi (90,300) con una combinación de tres golpes en el tercer asalto.

Bastante sentido Rossi, se reincorporó y lo socorrió la campana, aunque el minuto de descanso no le alcanzó ya que Valori volvió a dominar el cuarto asalto y nuevamente mandó a su rival al piso con una derecha voleada de la que no se explica cómo el boxeador de San Nicolás pudo pararse y terminar el round.

Valori salió a definir en el quinto habida cuenta del estado de Rossi, quien con más corazón que boxeo, encontró un par de contras a la cabeza y al cuerpo y puso al retador al borde del nocaut.

Valori se caía solo. Sus piernas eran un "flan" y ocurrió un suceso clave: escupió el bucal y ganó tiempo.

Pero la protesta del equipo de Rossi, la expulsión de un integrante de la esquina (Darío Fernández) por parte del árbitro Gustavo Tomas y un inexplicable tañido de campana cuando faltaban 30 segundos, le dieron al retador mucho más tiempo para recuperarse.

El fiscal hizo continuar el round y la situación se revirtió, ya que Rossi fue a definir y recibió una contra que le dobló las rodillas. El árbtiro hizo un conteo de pie finalizando así un asalto increíble.

Y en el sexto capítulo, Valori volvió a sorprender a Rossi con una derecha voleada. Nueva caída y nuevo intento de recuperación para el nicoleño que era todo corazón pero al que no lo sostenían sus piernas.

Entonces, el árbitro detuvo el pleito mientras el entrenador de Rossi -Luis Barrera-, también marcaba el final de una de las más apasionantes peleas que se han visto en mucho tiempo.

En el semifondo, protagonizado por púgiles bonaerenses, el local Juan Manuel Bonanni (67,300) le ganó por puntos en seis vueltas al boxeador de General Villegas, César Milla (65,900) en fallo unánime, en división welter.

Además, el invicto entrerriano Marcos Martínez (57,500) se impuso también en decisión unánime tras seis rounds al cordobés Lúcas Báez (57) en división superluma.

Fuente: Télam.

No hay comentarios: