jueves, 17 de mayo de 2012

Salud, CAMPEON

Un 17 de mayo, pero de 1956, en Wilmington (Carolina del Norte) nació Ray Charles Leonard, más conocido en el mundo pugilístico como "Ray Sugar Leonard", en memoria de su antecesor, el legendario Sugar Ray Robinson.

Era un joven tímido y delgaducho, que se inició en el boxeo de la mano de su hermano mayor, Roger, cuando la familia se trasladó a Palmer Park (Washington D.C.), y nada hacía pensar que, andando el tiempo sería campeón del mundo en varias categorías y uno de los púgiles más populares y exitosos durante la década de 1980.

Durante su etapa amateur ya se destacó como un boxeador excepcional, con la impresionante cifra de ciento cincuenta combates disputados, de los cuales tan sólo fue derrotado en cinco, que coronó el oro olímpico en peso welter obtenido durante las Olimpiadas de 1976 celebradas en Montreal, tras las cuales había planeado retirarse. Sin embargo, las necesidades económicas le obligaron a convertirse en profesional, así que, en 1977, se aprestó a disputar su primer combate como tal.

Dos años más tarde, en 1979, ganó el título mundial de la categoría de los pesos welter (WBC), que perdió ante el panameño Roberto Durán en 1980, aunque volvió a recuperarlo ese mismo año en el combate de revancha. Al año siguiente Leonard se hizo con el cinturón mundial de su categoría y de los superligeros (WBA).

En 1982 un desprendimiento de retina le obligó a hacer un paréntesis en su carrera, pero volvió al boxeo en 1984, y ese mismo año anunció su retirada. Tres años más tarde, en 1987, volvió para disputar el Campeonato Mundial de los Pesos Medios con Marvin Hagler, en el que se alzó con el título por puntos, y se despidió por tercera vez del mundo del boxeo.

En 1988 reapareció por cuarta vez, para hacerse con los cinturones de Supermedios y de Semipesado (WBC), lo cual le convertía en el primer púgil que ostentaba el título mundial en cinco categorías diferentes. En 1997, a la edad de cuarenta años, volvió al ring otra vez para enfrentarse con Héctor Macho Camacho por el título mundial, pero resultó derrotado.

A su retirada del mundo del boxeo, contaba con un palmarés impresionante, en el que se contabilizaban treinta y seis victorias y sólo dos derrotas. Trabajó entonces como comentarista deportivo de televisión y como relaciones públicas del Hotel Caesar Palace (Las Vegas), escenario de las más importantes peleas de boxeo.


Fuente: CMN Biografías.

No hay comentarios: