viernes, 16 de diciembre de 2011

La gran final



Fotos: Boxeo Mundial y Fightnews.

Después de 26 meses, 10 peleas en cinco países diferentes, seis boxeadores originales, tres retiradas, dos reemplazos y varios aplazamientos, la última alineación para el Super Six World Boxing Classic de Showtime está aquí. Los titulares supermedianos Andre Ward y Carl Froch -como es debido, dos de los seis originales- se enfrentarán para determinar la supremacía mundial de las 168 libras en esta final anhelada el sábado por la noche en el Boardwalk Hall en Atlantic City, desde las 21 con la televisación de Combate Space.

Llegar a la final, sin embargo, no fue ninguna tarea fácil para un torneo en el que Showtime ha gastado más de 20 millones de dólares, sino que fue acribillado con altibajos mientras está a punto de concluir más de seis meses más tarde de lo originalmente planificado.

Considerando todos los retrasos e incidentes -incluso una nube volcánica sobre Europa que casi hizo descarrilar una de las peleas- parece correcto que Ward-Froch, que al principio estaba programada para el 29 de octubre, fuera cambiada al sábado, debido a una lesión de Ward en una sesión de sparring, que obligó a posponer la fecha original. Retrasos hasta el final, pero perseverancia durante todo el trayecto y un acontecimiento sin precedentes en la historia del boxeo.

"Por todos los golpes que tuvimos en el camino, todos los obstáculos, los retrasos, valió la pena el esfuerzo. Nada aventurado, nada ganado", dijo el promotor Lou DiBella, que tuvo tres luchadores en el torneo, el miembro original Jermain Taylor y los alternos Glen Johnson y Allan Green.

"Fue un buen concepto, conseguimos algunas peleas buenas. Me gustó no tener la eliminación directa. Hubo muchas cosas buenas y la final está aquí, es una buena pelea. A pesar de todo, el Super Six fue bueno para el deporte; siempre es bueno intentar algo nuevo. La creatividad es buena y es algo que carece en nuestra industria".

En el verano de 2009, el para ese entonces jefe de Showtime Sports, Ken Hershman creó el torneo de seis hombres, con una ronda de todos contra todos, como un camino para mostrar a una de las divisiones más impactantes del boxeo, garantizando a la cadena una serie de peleas coherentemente enfrentando a los mejores en el transcurso de 18 meses. Él podía concretar peleas a largo plazo, congelando las bolsas, mientras que los promotores y los luchadores sabían ellos tenían garantizadas al menos tres peleas -y tres días de paga- y al menos cinco si avanzaran a la final.

Hershman ya había comprado varias peleas para Showtime en la división y ésta era una manera de mantener el juego. En sumo secreto, Hershman hizo tratos con cinco promotoras -Sauerland Event (que tenía a dos de los luchadores originales), DiBella, Gary Shaw, Dan Goossen y Mick Hennessy- para establecer un torneo que incluiría al poseedor del título Mikkel Kessler de Dinamarca, el favorito previo al torneo; el titular Froch de Inglaterra; Arthur Abraham de Alemania, un titular mediano poderoso que estaba subiendo en el peso; el ex campeón indiscutido de peso mediano Taylor, que tenía el nombre más conocido, pero estaba lejos de sus mejores días; y un par de prospectos americanos a punto de pasar a las grandes ligas, los medallistas Olímpicos de 2004, Ward (el oro) y Andre Dirrell (bronce).

Los seis originales tenían un registro combinado de 161-4-1 con 117 nocauts. Cuatro eran invictos y dos sostenían títulos. Se trataba de la creme de la creme de la división, aunque el titular Lucian Bute no fue invitado a participar -aunque más tarde terminó firmando un contrato multianual con la cadena con la meta de enfrentar al ganador del Super Six-.

Con Kessler y Froch como poseedores de títulos, Showtime y los promotores aún consiguieron que las dos organizaciones que reconocieron sus cinturones aceptaran y prometieran no interrumpir el torneo ordenando peleas obligatorias. Los luchadores ganarían tres puntos por una victoria por nocaut, dos por una decisión, un punto por un empate y ninguno por una derrota. Después de tres etapas de grupo, los cuatro luchadores con la mayor cantidad de puntos avanzarían a los semifinales de eliminación, donde los últimos pelearían por la copa Super Six e, inmejorablemente, por el superestrellato, en la final.

"Creo que fue un gran concepto. Fue como los playoffs en otros deportes", dijo Goossen. "El formato de este torneo era similar a lo que otros deportes tienen camino al campeonato del mundo, un campeonato de la NBA, un Super Bowl. El sábado por la noche, Froch o Ward recibirá el trofeo de Super Bowl de la división de peso supermediano. Este torneo ha sido la cosa más cercana que tenemos a un sistema de playoffs".

Simple en teoría. Difícil en la ejecución.

Taylor sufrió un traumatismo craneal en su derrota por nocaut de primera ronda ante Abraham y abandonó. Fue sustituido por Green. Antes de que comenzara la Etapa de Grupo 3, Kessler, citando una herida de ojo, se retiró, y Dirrell, citando problemas neurológicos tras un golpe recibido cuando estaba en la lona tras un resbalón, en su victoria de descalificación en la Etapa de Grupo 2 contra Abraham, también se retiró. Johnson substituyó a Kessler y Dirrell no fue sustituido, dejando a Ward para pelear con Sakio Bika en una pelea que no era oficialmente del torneo.

Además de la incertidumbre debido a los cambios de alineación, varios combates fueron aplazados o movidos de localidad. Incluso uno de los promotores fue sustituido cuando Froch se separó de Hennessy y firmó con Matchroom Sport de Eddie Hearn.

"No ha sido fácil. Creo que fue un esfuerzo desafiante para todos nosotros -los peleadores, los promotores, nuestra cadena-. Nosotros sabíamos que así sería", dijo Chris DeBlasio, el vicepresidente de comunicaciones deportivas de Showtime, que ha vivido cada altibajo durante los 26 meses pasados.

"Al público no le importa cuan difícil sea el trabajo. Ellos quieren ver las mejores peleas en la división y eso se logró. Yo creo que las peleas, en los papeles, eran muy buenas y no podíamos esperar para verlas. Tal vez no todas las peleas resultaron ser supercompetitivas en el ring, pero hubo gran acción y drama, algunos resultados importantes, y ahora averiguaremos quién es el hombre a vencer en las 168 libras el sábado por la noche".

"Yo siempre fui optimista", dijo Goossen. "Hubo algunos problemas, claro. Pero siempre pensé que sería muy bueno para los peleadores y para el deporte. Tomen el peor caso, Arthur Abraham. Él perdió tres de sus cuatro peleas. Pero la belleza de ello para él fue que consiguió dos posibilidades más después de su primera derrota. Por lo general si vienes de una derrota no obtienes la posibilidad de hacer lo que Carl Froch hizo. Él perdió su campeonato y volvió y lo recuperó. Estas cosas fueron posibles debido al formato. Los tres europeos (Kessler, Froch y Abraham) eran los favoritos. Dirrell y Ward eran considerados carne para comer ante ellos. Eran considerados como alguien que Kessler, Froch y Abraham devorarían y escupirían, pero miren lo que hizo Ward. Nosotros tuvimos mucha confianza en él".


Ward, el único luchador en mantenerse invicto en el torneo, pasó de prospecto a campeón de elite ganando un puesto en la lista de los mejores libra-por-libra. Froch se sobrepuso a su primera derrota ante Kessler en la mejor pelea del torneo para avanzar a la final. Abraham pasó de ser golpeador temido a un recuerdo. Kessler fue una decepción grande entre su derrota ante Ward y la lesión. Green fue expuesto por tener mucha más corteza que mordedura. Johnson vio su carrera re-encenderse cuando el ex campeón de peso semipesado bajó en peso para entrar como un suplente y avanzó a las semifinales.

"Creo que entrar al torneo fue algo muy importante para mí", dijo Johnson. "Ésto rejuveneció mi carrera, eso es seguro. Hizo mucho por la división de supermedianos. Esto trajo mucha atención a la división y nos trajo las mejores peleas en la división en ese plazo. Creo que conseguimos las mejores peleas de los muchachos que estaban allí y todavía estoy intrigado de ver cómo se desarrolla la final. Creo que el torneo valió la pena. Algo que junte a los mejores peleadores vale la pena y hace que el público hable de la división. Fue una cosa maravillosa. Me alegro de que Showtime lo llevara a cabo incluso en los momentos difíciles. Esto hizo grandes cosas por mi carrera, trayéndome a una clase de peso con muchas peleas importantes".

Con todos los cambios de alineación, pareciera obvio que Hershman no llegara a la línea de llegada. A mediados de octubre, dimitió de su puesto en Showtime para tomar una posición similar con el rival HBO Sports, el cual comienza a ejercer el 9 de enero. Tal vez Hershman vea la final. Si la ve, seguramente esté tan orgulloso de su bebé como lo estuvo cuando hizo el anuncio formal del torneo en una rueda de prensa en Nueva York en julio de 2009.

"A lo largo de mi carrera, he estado implicado con la mayoría de los acontecimientos principales e históricos del deporte, incluyendo la legendaria pelea de Diego Corrales contra José Luis Castillo, que en mi opinión es la mejor pelea de la historia, el incidente de mordedura de oreja de Mike Tyson-Evander Holyfield y la pelea de Tyson-Lennox Lewis", dijo Hershman al momento. "Pero nunca estuve más orgulloso de lo que estoy ahora de este torneo y del trabajo que hemos hecho. Juntar a cinco promotores es una tarea imposible en sí misma, más seis de los mejores peleadores de la división. Es un logro asombroso".

Aunque el torneo no ha sido un éxito de taquilla para Showtime y ninguno de los participantes se haya vuelto estrella al nivel de poder realizar un evento de paga-por-ver, hubo varias peleas buenas y tramas para seguir.

"Creo que en general todos vemos esto como un éxito", dijo DeBlasio. "El objetivo del Super Six era proporcionar cierta claridad en la división y pienso que Andre Ward y Carl Froch han demostrado que ellos son los dos mejores, y el sábado por la noche nosotros veremos quién será el último de pie. Ese fue el objetivo del Super Six y lo hemos alcanzado. No creo que se pueda argumentar que ellos no sean los mejores de la división basándonos en sus oponentes para llegar a la final".

Después de todo, ése era el objetivo.

Fuente: ESPN

No hay comentarios: