jueves, 24 de junio de 2010

Dos demonios

Tuvo una infancia díficil con maltratos, a los 5 años ya se calzaba los guantes. Historia dura de este campeón trunco, Tony Ayala Jrs. Todos veían en él una figura de elite. A los 14, su padre lo subía al ring para entrenar con Pipino Cuevas, entrenamientos que eran batallas. Un año después, empezaban sus bajos instintos: ataque a una mujer y condena provisoria. En el campo rentado, barría con sus rivales y su nombre se agigantaba. Cuando esperaba su pelea titular, lo peor. Otro ataque. Condenado a 17 años a la sombra, volvió y no fue el mismo. Hoy purga una nueva condena. En una confesión esperando un combate, se sinceró: "Dos demonios conviven en mí, el que sube al ring y el otro que me domina para hacer tanta locura".

No hay comentarios: